Parque Rural del Nublo

Parque Rural del Nublo

Es uno de los espacios más grandes y más poblados de Canarias, albergando casi un treintena de entidades de población. Incluye estructuras geomorfológicas tan importantes como la Caldera de Tejeda. Tiene una superficie de 26.304,4 hectáreas.

Este parque se ubica en un amplio sector central y suroccidental de la isla, donde se encuentran materiales muy antiguos y erosionados.

Comprende tres unidades naturales bien diferenciadas: la cuenca de Tejeda, el macizo de Sándara y los barrancos del suroeste que terminan en abruptos acantilados costeros. Además incluye un pequeño sector al Este de Tejeda y Pajonales, enmarcado por el Roque Nublo y otras manifestaciones eruptivas que constituyen planchas de aglomerado volcánico que coronan la estructura. Todo ello conforma un peculiar paisaje abrupto de cumbres que encierra la espectacular depresión de Tejeda.

Todo el espacio recibe un uso intenso y variado que va desde el residencial, con importantes asentamientos humanos, al agrícola y ganadero (cabras y ovejas principalmente). Los cultivos, dispersos y de sostén de economías familiares de débil alcance en mercados exteriores se componen de frutales, sobretodo almendros (en las cumbres), papas y hortalizas y se nutren del agua de las abundantes presas existentes por todo el espacio protegido.

En los estrechos valles del macizo del suroeste, las poblaciones se sitúan en las cabeceras y fondos de barranco, donde las disponibilidades de suelo y agua permiten cultivos de regadío.

Este espacio fue declarado por la Ley 12/1987, de 19 de junio, de Declaración de Espacios Naturales de Canarias, como parte de los parques naturales de Ojeda, Inagua y Pajonales, de Tejeda, la mayor parte del parque natural del macizo de Suroeste y un pequeño sector al norte del parque natural de Ayagaures y Pilancones. La Ley 12/1994, de 19 de diciembre, de Espacios Naturales de Canarias los reclasificó a su actual categoría de Parque Rural, y fue ampliado con la ley 3/1998 del 6 de Abril. El sector del parque que delimita la reserva natural integral de Inagua tiene la consideración de área de sensibilidad ecológica (ASE), además de zona de especial protección para las aves según lo establecido en la Directiva 79/409/CEE relativa a la conservación de las Aves Silvestres, y de refugio nacional de caza. Un sector del parque, en torno al barranco de Veneguera, también se declaró ASE como medida complementaria de protección, con el fin de posibilitar un mayor detalle en los análisis de las actuaciones que puedan afectar al mantenimiento de sus valores.

También dentro de este espacio se encuentran parte de los montes de utilidad pública de “El Pinar”, “Cortijo de Tifaracas” y “Cortijo del Nublo”.

Como llegar