Reserva de la Biosfera

Reserva de la Biosfera

El 29 de Junio de 2005 fue declarada por la UNESCO la Reserva de la Biosfera de Gran Canaria, dependiendo del programa MaB, «man and Biosphere» (Hombre y Biosfera), que presta una especial atención a la relación entre actividad humana y medio natural

La reserva abarca un extenso sector de la isla, en su parte occidental, la más antigua desde un punto de vista geológico, la más intacta y menos poblada. Se extiende por 69.000 ha. (el 46% de la superficie insular), con dos zonas núcleo, las Reservas Naturales de Inagua e Güi-güi, y sus zonas de amortiguación y transición.

La parte marina comprende una orla de 8 km. de anchura que va desde la punta de Maspalomas hasta la punta del Descojonado, para proseguir con la anchura de 2,5 km. hasta el Puerto de Las Nieves.

El territorio municipal de Mogán se ve por lo tanto afectado en gran parte de su superficie  y a lo largo de toda su costa. En su parte norte incluye una importante porción de la zona núcleo de Inagua, así como otras zonas consideradas como de amortiguación y transición, incluido el propio casco de Mogán.

La constitución de la Reserva es un reconocimiento al insustituible patrimonio natural de Gran Canaria, con especies vegetales y animales endémicas y manifestaciones impresionantes de su atormentado pasado geológico.

Pero es también  refrenda la importancia de su gran patrimonio cultural, arquelógico y etnológico.

En el propio municipio de Mogán perviven muestras de la simbiosis entre el hombre y el medio natural que permitió la supervivencia de núcleo agrícolas antaño dispersos y a menudo aislados, pero que supieron aprovechar los recursos de la naturaleza que los rodeaba, creando un rico acervo cultural que abarca técnicas agrícolas, artesanía, arquitectura rural, el patrimonio inmaterial de la tradiciones transmitidas oralmente de generación en generación.

El horizonte futuro de la Reserva de la Biosfera en Gran Canaria se articula en un plan de acción de diez años, con el objetivo de la gradual ampliación de su territorio terrestre y la creación de una zona núcleo en la parte marina.

Se pretende  que los principio de la reserva se  trasladen a los ámbitos urbanos, para construir ciudades que generen sinergia tanto con los entornos naturales como con los ámbitos rurales.

Es evidente el desafío que este plan presenta para el propio municipio de Mogán, donde zonas turísticas que reciben cientos de miles de visitantes al año conviven a pocos kilómetros con algunas de las zonas  rurales y naturales más valiosas de la isla, en el pasado a menudo las unas a espaldas de las otras.

Saber desarrollar un modelo de turismo sostenible, que se enriquezca con la oferta de naturaleza y tradición, y al mismo tiempo no solo respete su entorno, sino que también aporte una riqueza que se destine a preservar un patrimonio insustituible de biodiversidad y cultura. Es este el objetivo común de los ciudadanos, organismos públicos, operadores del turismo y en el cual se debe involucrar cada vez más al propio visitante, para que respete y disfrute esta riqueza que la UNESCO ha reconocido como única e insustituible para la humanidad.

Como llegar