R7 La Solana - Los Roques

R7 La Solana - Los Roques

Longitud: 8,2 km.

Duración: 3h 30'  4h aprox.

Esfuerzo: moderado.

R7 La Solana - Los Roques

Condiciones: Buenas. Atención al panel indicativo hacia el Sao y los mojones en la zona de Gurbia. Precaución en la bajada por el Morro del Pinillo (tierra suelta). Atención a la escasa señalización al final del camino, en caso de que se quiera realizar la ruta en sentido inverso.

Descripción:

Tramo A:La Solana-Degollada de Cortadores:

El camino empieza en la carreta Arguineguín-Cercados de Espino-Soria, aproximadamente a un kilómetro de Barranquillo Andrés.Despuesde unos 300 m. se encuentra la fincade La Soalna con sus frutales, que dejamos a la izquierda. Después de un pequeño barranquillo, debemos sortear cantos grandes y  una tubería en medio del camino. El sendero es claro y ancho, exceptuando algunos tramos con vegetación algo espesa (cañas y juncos), y algún pequeño estrechamiento en zona rocosa: precaución en el andén y en otra parte del camino que atraviesa una zona de derrubios.

Comenzamos a subir por una pequeña pendiente, empedrada más adelante en un zigzag.

Llegamos a la Degollada de Cortadores y nos dirigimos al S pasando por la casa de la Comunidad de Regantes

TramoB: Degollada de Cortadores-El Sao:

Desde Cortadores se toma la pista de tierra en dirección S, procedente de Arguineguín y/o Puerto Rico, que pasa junto a las casas y tierras de cultivos de la zona, continuando por la misma durante unos 3,5 km. hasta la Degollada de la Madera. En este punto (mojón indicativo) y a la izquierda (al E), hay otra pista abandonada que nos lleva al inicio del sendero, marcado con mojones. El firme de éste es resbaladizo y con piedras sueltas (precaución). Al llegar a la Degollada de Gurbia comienza el descenso en zigzag, por  el barranco de los Roques. Durante el trayecto se observan muros de antiguos alpendres abandonados y se llega a una casa por un sendero empedrado y pendiente acusada, que enlaza con una pista asfaltada de unos 500 m. hasta la carretera principal del Bco. de Arguineguín, atravesando el núcleo del Sao.

Interpretación:

Este ruta recorre un trecho del borde E de la rampa de Tauro (vertiente de Arguineguín): desde la Solana al Sao

Tras unos 300 metros de camino encontramos la Finca de la Solana de arquitectura tradicional y en activo. En dicha finca  veremos pavos reales y gallinas africanas junto a los frutales (se ruega respetar la propiedad privada).

Podemos disfrutar de la vegetación, más frondosa en esta ladera de umbría. Merece la pena intentar reconocerlas, porque hay una gran variedad de todas las especies citadas: rupícolas, especies de la degradación del Pinar y del Termófilo (dragos y sabinas) y especies del Cardonal-Tabaibal.

Luego seguimos por un sendero pegado al risco, por un andén estrecho. Merece la pena mirar en dirección a la Cumbre y ver los distintos andenes que la erosión ha creado en la Mtña. de Tauro. Alzando la vista, vemos enormes paredes desnudas como bloques de cantera, con algunas especies rupícolas (cerrajas), aprovechando las grietas erosivas de las mismas. Hacia abajo (ojo con el vértigo) podemos ver el antiguo camino en desuso muy deteriorado por los continuos derrumbamientos que también afectan al camino actual.

El último tramo del camino (El Palmarete), tiene partes empedradas (antiguo camino de herradura).

Quizá el tramo de pista pueda parecer un poco monótono al tratarse de zona de paisaje con escasa vegetación y poco relieve, hasta la Degollada de la Madera. -De nuevo el topónimo hace referencia a las labores de tala y/o de transporte de madera; probablemente fuera ésta, una zona de descanso o de almacenamiento temporal)-. En el trayecto volvemos a encontrarnos el canal procedente de la Presa de la Niñas (ver ruta nº 6), cruzado en algunos momentos por la pista.

Al abandonar las pistas, el sendero desciende suavemente hacia la Degollada de Gurbia. En el camino podemos encontrar, además de las especies vegetales de Cardonal-Tabaibal ya nombradas (sobre todo grupos de Tabaibas dulces), otra especie rara de encontrar, laSideritis sventenii(del grupo de las salvias), de tonalidades rojizas. Asomándonos por la Degollada podemos ver enfrente la otra vertiente del Bco. de Arguineguín: los Lomos de Pedro Afonso. Tiene también laderas muy escarpadas, con grandes taludes de derrubios. En Gurbia  vemos una de las eras de la zona, muy deteriorada, que nos indica las antiguas labores agrícolas. A pesar del escaso suelo y de la pendiente, se utilizaba la zona para cultivos de secano (cereales). -La necesidad de alimentos y la escasez de tierras y recursos eran mayores en otras épocas (Guerra Civil por ejemplo)- Los agricultores subían desde el Sao y otros núcleos cercanos a sembrar o recoger la cosecha, quedándose varios días en la zona y refugiándose en las cuevas del Morro de Gurbia. Luego se cargaba el trigo en burro hacia el Sao. De todo ello, hoy sólo quedan restos de algunos bancales, ya que la vegetación se ha encargado de repoblar este área.

Desde la era, el camino adquiere una pendiente acusada para descender al núcleo de casas del Sao.

Lo haremos por el barranquillo de Los Roques. Estos roques o morros son el de Gurbia y del Pinillo que han quedado resaltados por la erosión diferencial*. El nombre de "Pinillo" hace referencia a la antigua presencia de pinar en la zona.  En el barranquillo apreciaremos vegetación más exuberante, propia del ecosistema de barranco. A pesar de encontrarnos en el piso bioclimático Cardonal-Tabaibal, los cauces de los barrancos y la diferencia altitudinal, permiten el desarrollo de otras especies: balos, tarajales, palmeras, dragos, acebuches, saos (sauces), etc. Estos últimos forman auténticas galerías en aquellos cauces por los que discurre el agua. Probablemente el topónimo del Sao, existente también en otros lugares de la Isla, se refiere a estas saucedas. Actualmente, el elemento que predomina en este paisaje son las fincas de cultivos cítricos y tropicales, como en casi todo el Sur y Oeste grancanario.

Como llegar